28 oct. 2012

Entrevista a : Carmen Sanchez



“Cuando tenía dos años, me ponía los tacones de mi madre y desfilaba por casa”

 Por David Hernández
Las altas temperaturas de la época estival invitan a tomar un helado. Es lo que hace Carmen Sánchez cada vez que baja de la Sierra a la capital. Hoy es una de esas tardes. Se ha acercado al centro con Marisa, su madre, para ir con Mar Saura al teatro. Antes, hemos quedado para vernos en una de esas cadenas heladeras, que tan de moda están, para tomar un enorme helado de yogur con frutas. A sus once años, Carmen es muy avispada. Se puede conversar con ella con total naturalidad. Está contenta y espera con impaciencia el estreno de ‘La última isla’ (dirigida por Dácil Pérez Guzmán), su primera película como protagonista, mientras asiste a los rodajes de ‘El don de Alba’, la nueva serie de Tele 5.

-Con tan sólo once años, ya tienes un gran currículum, con varias series y películas a tus espaldas. ¿Cómo empezaste?
-Tenía unos seis años cuando mi madre me llevó a un casting. Tuve suerte y me cogieron para un catálogo de moda. Entonces, desde ahí, hice un par de anuncios, y, de repente, me llamaron para hacer una serie, ‘Fuera de lugar’. Fui al casting y me cogieron.
-De quién fue la idea de ir al casting, ¿tuya o de tu madre?
-¡De mi abuelo! Cuando era pequeña decía: “¡Qué arte tiene! ¡Tienes que llevarla a un casting!” –comenta risueña, tratando de imitar la voz de su abuelo.
-¿Qué hacías para que tu abuelo dijera que tenías tanto arte?
-Cuando ponía música, bailaba y cantaba.
-¿Qué era lo que bailabas y cantabas?
-La de los gorilas. También me ponía ropa y tacones de mi madre y desfilaba por la casa.
-¿Qué edad tenías?
-Dos o tres años.

Con dos años ya derrochaba talento. Su abuelo fue el primero en darse cuenta de que la niña iba a ser artista. Ahora, disfruta con cada una de sus actuaciones. La interpretación es un trabajo, pero, al mismo tiempo, la vive como si fuera un juego. Esto es a lo que quiere dedicarse. Bueno… esto… y la notaría. ¡Quiere ser notaria! No se plantea dejar la interpretación, lo ideal sería compaginarlo. “Los notarios trabajan muy cómodos, en invierno con calefacción y en verano con aire acondicionado. Sólo hay que estar en la oficina y echar unas firmas”, comenta divertida.
Los estudios no se le dan nada mal de momento. Los niños artistas siempre han causado grandes debates. Sin embargo, Carmen demuestra que se puede trabajar y estudiar al mismo tiempo. Está en 5º de primaria y, para ella, lo primero es el colegio. Lo demás es secundario. Compagina la interpretación no solo con la escuela, sino también con extraescolares de funky, patinaje, inglés, francés y natación.
-¿Cómo sacas tiempo para las series, los estudios y todas las extraescolares?
-Cuando tengo que grabar, igual tengo que dejar de ir a funky o a patinaje…
-¿Sacas buenas notas?
-Sí, de momento, sí.
-¿Cómo es estudiar un guión a la vez que estás estudiando todas las materias del colegio?
-Estudio las cosas del colegio todos los días.  Con los guiones, mi madre me los pasa para leerlos y ver de qué se trata y luego los guarda. Y, cuando tengo un rodaje, la noche antes, mi madre saca la separata, me la estudio y, al día siguiente, me lo sé.
-¿Qué es primero, la televisión o el colegio?
-El colegio.
-Ahora estás rodando ‘El don de Alba’. ¿Quién es Alicia?
-Alicia es mi personaje, una niña que se ha quedado sin madre, ha muerto en un accidente de coche. Tiene que vivir con su padre. Ella tiene un don, tiene premoniciones. Como es muy pequeña, ella no lo entiende. La gente se ríe de ella y dice que es muy tonta, que es rara… Sólo tiene una amiga en la que puede confiar, Reina, pero tampoco puede confiar mucho en ella porque a veces se le va un poco la lengua. Alba, la protagonista, que ve fantasmas, le ayuda a entender lo que le pasa.
-¿Qué es lo que más te gusta de Alicia?
-Que tiene premoniciones.
-¿Te gustaría tenerlas?
-Más o menos.
-¿Cómo que más o menos…?
-Me gustaría, pero me daría miedo.
- En tus dos últimas series, tus personajes están relacionados con los espíritus. ¿Te gustan las películas y series de fantasmas?
-Sí. Yo veo ‘Entre fantasmas’ y me gusta. Ésta es la versión española de la serie.
-¿No te dan miedo este tipo de series?
-De pequeña sí, pero cuando ya empecé en esto y vi que era todo mentira, ya no. La sangre no es sangre de verdad, son unos líquidos…
-En el colegio te llaman Demonio.
-Uno en especial.

-¿Cómo te lo tomas?

-Bien, a veces le ponía cara de mala y salía corriendo.
-¿Cómo te veías en ‘Ángel o demonio’, con esa voz distorsionada, con el moño y ese vestuario tan antiguo?
-Diferente. Me gustaba, pero no para salir a la calle.
-Trabajas mucho con Javier Cidoncha.
-Sí, en ‘El Internado’, y, ahora, en ‘El don de Alba’.
-En ‘El Internado’, se lo intentaste quitar a Evelyn y en ‘El don de Alba’ también sois novios. ¿Qué ven los directores en vosotros para que siempre seáis pareja en la pantalla?
-Porque desde que nos conocimos en ‘El Internado’ nos llevamos muy bien. Somos muy buenos amigos.
-¿Solamente?
-Sí, solamente.-risas.
Los rodajes son largos y, a veces, a los actores les resultan aburridos. Sobre todo esos momentos en los que no participan en la secuencia que se va a grabar y tienen que esperar a la suya o el equipo está cambiando el set. Sin embargo, a Carmen le encanta todo de un rodaje. Durante esas esperas, va a la peluquería, se queda hablando con sus compañeros, repasa el guión o juega a ‘Apalabrados’ con Ángela o Javier.
-Ya queda poco para que se estrene tu primera película como protagonista.
-En septiembre. En ‘La última isla’ interpreto a una chica que, casualmente, también se llama Alicia. Es una niña a la que sus padres no pueden atender y la llevan a la isla del Hierro para vivir con su familia. Es muy pija. Tiene consola y tiene de todo. Allí tiene que aprender a vivir de la naturaleza. Sólo hay dos niños allí. Es muy pija, pero allí aprende a vivir con lo que hay.
-¿Tienes videoconsola?
-Sí, pero no juego mucho. Cuando tengo tiempo libre, lo dedico a estudiar, o a leer. Todas las noches me leo un libro.
-¿Qué series ves?
-Sobre todo ‘Disney Channel’.

FUENTE: aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada